¿Cómo saber si es un buen jamón serrano?

¿Como saber si es un buen jamon serrano
Índice del artículo

Introducción al mundo del jamón serrano

Amantes del jamón, reuníos, porque hoy vamos a desentrañar el secreto de cómo distinguir un buen jamón serrano de uno que es... digamos, más bien para el perro. Y no, no es un sexto sentido ni la mosca detrás de la oreja, es pura sabiduría chacinera.

La apariencia no engaña (o casi nunca)

Color y textura: tus primeros aliados

Vamos allá, lo primero es usar ese par de ojos que la vida te ha dado. Un jamón de calidad tiene un color rojo característico, ni muy pálido ni muy oscuro, y una textura que incita a darle un mordisco aunque esté en la vitrina.

La grasa: que no falte, pero tampoco sobre

Un tema espinoso: la grasa. Pero tranquilos, que en el jamón serrano la grasa es señal de fiesta. Esa capita blanca (o amarillenta) tiene que estar presente, pero en su justa medida. Ni se te ocurra confiar en un jamón que parece haber hecho más dieta que tú en enero.

  • Grasa brillante: seña de calidad.
  • Textura suave: se debe poder cortar casi que con mirarla.
  • Grasa infiltrada: dispersa entre la carne, signo de buen curado.

El aroma, ese poeta mudo

Si el jamón pudiera hablar, seguro diría "huélame". El aroma de un buen jamón serrano te debe llevar por un viaje a través de un bosque de montaña, dejarte pensando en bellotas y la brisa de la sierra. Un olor intenso y agradable es, sin duda, una carta de presentación impecable.

Mira también: ¿Qué es más barato la paleta o el jamón? ¿Qué es más barato la paleta o el jamón?


Al corte: la verdadera prueba de fuego

La loncha perfecta

Una vez superados los visuales y olfativos, llegamos a la cata. El corte del jamón es casi un ritual: la loncha debe ser fina, casi transparente y de un tamaño adecuado. Ni te vayas a encontrar con una loncha que parezca una coraza de armadura medieval, eso no es buen presagio.

Textura y sabor

Y llegamos al meollo del asunto, al sabor. Aquí no hay medias tintas; tu paladar tiene que hacer una fiesta de sabores. Debe ser un equilibrio perfecto entre salado, dulce y un regusto a curación. Ni muy seco, ni muy húmedo; que sea como la melodía perfecta para tus papilas gustativas.

Un vistazo a las etiquetas y certificaciones

Ya casi para terminar, echa un ojo (o los dos) a la etiqueta. Aquí encontrarás información crucial como la denominación de origen, el tipo de alimentación del cerdo y la duración del curado. Las certificaciones son como los diplomas colgados en la pared, un plus de confianza.

EtiquetaSignificado
IGPIndicación Geográfica Protegida
Denominación de OrigenProtege el nombre de un producto, su origen y calidad
Alimentación del cerdoDe bellota, cebo de campo, cebo, etc.

Y la experiencia cuenta, ¡eh!

Por último, nunca subestimes el poder de la experiencia. Cada jamón es un mundo y cada bocado una historia. Así que, afila tus sentidos y recuerda que la sabiduría jamonera se construye a base de tapas y pinchos. ¡Y que viva el jamón!

Mira también: Fundamentos de la Cata del Jamón Ibérico para Principiantes Fundamentos de la Cata del Jamón Ibérico para Principiantes

Espero que hayas disfrutado este artículo sobre ¿Cómo saber si es un buen jamón serrano? aquí tienes los artículos relacionados que pueden interesante en 2024.

Artículos relacionados que pueden interesarte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Usamos cookies para el correcto funcionamiento. Al hacer clic, aceptas el uso y procesamiento de las mismas Más información